oscuro

Amy en mi corazón…

(clic para música)

Estás plantado como un árbol muerto, inmóvil, inanimado. Tus ojos sin vida clavados en el sol de poniente, que con tenue luz acaricia tu piel blanca. La criatura vive con cada rayo que se pone, echa de menos la oscuridad. La amas y no importa nada más. La luz quema tus retinas, tus entrañas, pero queda poco… ¿Amy, dónde estás? Ella brilla allí, en el horizonte. Más allá de sueños y montañas, más allá de praderas de tiempo y sonrisas. La amas… más allá de la cruel cordura, de la amable locura. Cae la noche y todos se esconden de ella, se preparan para evitarla, pero tú…

Tú, árbol muerto, criatura oscura, sombra de lo que fuiste, tú sonríes. Porque la oscuridad está en tu habitación. Y la amas… la amas… ¿Amy, dónde estás? Brilla más allá de sueños y montañas, brilla en la oscuridad… Y la amas… como nadie más la ha amado. Ella brilla en tu oscuridad, más allá del tiempo y de las sonrisas, más allá de la cordura. La amas y no lo puedes evitar. Ella se fue, pero brilla en la oscuridad… Y ríes porque la oscuridad está en tu habitación. Hace tiempo que nadie habla contigo, pero no importa. Cada noche la esperas… la esperas plantado como un árbol muerto que mira el sol poniente y sonríe a las tinieblas. ¿Amy, dónde estás? Ella desapareció un día, sin avisar, misterio violento. Las pesadillas se apoderaron de ti, contándote la verdad. La muerte. Pero no quisiste creerlas. Así que la amas… La esperas cada noche. Y ella viene a ti, ella brilla en la oscuridad, más allá de sueños y pesadillas, más allá de las sonrisas y las lágrimas. Más allá de la vida… Más allá de la muerte. Ella brilla con sus blancas alas, muda de amor, en la oscuridad. La amas y la esperas y no importa nada. Porque la oscuridad está en ti. Ella… brilla… en ti.

Anuncios