Dos vidas en una (VII)

dos vidas en una

(Aviso: contenido homoerótico)

(Viene de aquí).

Dejó el chupito con un golpe seco sobre la barra y se dio la vuelta. No le apetecía bailar y dudaba mucho que pudiera hacerlo sin caer en el ridículo. Entornó los ojos hasta que localizó el diván donde estaba Fran. El humo de discoteca y las luces de colores no le ayudaron en absoluto cuando se puso a caminar con paso inestable hasta allí. Se dejó caer en el mullido y sucio asiento. La música atronaba en la sala y la gente parecía divertirse, pero él  ni siquiera quería estar allí.

Sólo que desde hacía días, no sabía ni dónde quería ni dónde debía estar.

Era su amigo el que tiraba de él la mayor parte de las veces. Alex sólo se concentraba en ir a trabajar, ducharse y dormir. Sin embargo, Fran insistía en que debía salir a distraerse y normalmente era tan persuasivo —oh, conozco una palabra mejor: pelmazo—, que accedía sólo para que le dejara en paz. En ese preciso instante estaba sentado a su lado, negociando con sonrisas y palabras bien puestas su siguiente affaire. Un momento después, se giró hacia él:

—Fíjate, aquel tipo de allí no te quita ojo —gritó para hacerse oír. Le pasó el liado que se estaban fumando a medias y continuó—: ¿Piensas hacerle esperar toda la noche?

Una sonrisa torcida se dibujó en la cara de Alex. Fran le estaba echando de  su lado para montárselo con aquel chico, pero no pensaba irse. Él le había arrastrado hasta allí, ahora iba a cargar con su presencia. Dio una calada al cigarro y miró a través del humo al chico de la barra. Ya se había dado cuenta, el tipo no se había movido de allí y su mirada volvía una y otra vez a él. Otro momento, otro lugar, otra situación. Otro universo y se habría escapado con él. Ese era su antiguo mundo.

Su nuevo mundo era una mierda.

Una sucesión de días en los que no tenía ni idea de cómo llenar el tiempo. Se había prohibido pensar en alguien —¿o se lo había prohibido Fran? No importaba, él había estado de acuerdo—, y la cosa funcionaba mientras estuviera trabajando o cuando conseguía dormirse. El resto del tiempo, Alguien se colaba en su mente al menor descuido. Y eso le cabreaba, tal y como estaban las cosas.

Hacía más de una semana, en aquel descampado solitario, se había dado cuenta de varias cosas. La principal y más complicada era que, no importaba cuán enfadado estuviera con Alguien, siempre terminaba cediendo. Alguien hablaba y le tocaba la fibra de formas que nunca nadie había hecho. Desplegaba emociones que no había sentido y que le dejaban expuesto, vulnerable. La sensación no le gustaba en absoluto, y mucho menos conforme habían terminado aquel día.

Después de que Alguien se negara a aceptar su explicación sobre su amistad con Fran y se girara en redondo, él permaneció varios minutos más allí, de pie. Intentando tragar y recoger su orgullo maltrecho. Habían estado a punto de hacerlo, maldita fuera, y Alguien ni siquiera confiaba en él. ¿Por qué lo hacía, entonces? ¿Por marcar su territorio frente a Fran? ¿Por probar con él, que era su amigo, sería más fácil, y después seguir su camino? ¿Ellos, que vivían juntos hacía más de diez años, eran un simple rollo? No importaba. Debía haber dejado que volviera caminando a casa, pero ninguno de los dos fue tan terco. Recogió el casco del suelo y se lo puso. Arrancó la moto y le alcanzó. Sólo paró a su lado y, sin cruzar palabra, subió detrás de él. Las manos esta vez fueron a su lugar, las asas que llevaba la máquina en la parte trasera para tal efecto. Ni un roce más.

Llegaron demasiado rápido.

Su acompañante bajó de la moto raudo y silencioso, y se encaminó a su portal —su antiguo portal.

—Javi… —Ni siquiera se giró y eso le quemó. —¿No piensas decir nada más?

Entonces sí que se volvió, con los ojos enrojecidos.

—¿Qué más quieres que diga? —Estaba dolido. Miró hacia un lado y el otro,  buscando las palabras, una explicación o, quizá, sólo comprobaba que no hubiese público. —Mierda, déjame en paz… Yo no he buscado nada de esto…

Alex sabía perfectamente a qué se refería con esto. Nadie lo busca.

Las palabras se agolparon en su cabeza, rebotando, enredándose. Le habría gustado explicarle tantas cosas… Pero era estando sereno cuando tenía su capacidad discursiva en mejores condiciones. Y en aquel momento estaba de todo menos sereno. Cuando Javi volvió a clavar la vista en él, su mirada estaba cargada de un complejo mensaje, contradictorio y enrevesado, seguramente inconsciente. Un mensaje que, a pesar de ser silencioso, Alex comprendía bien, y entonces todo aquello que revoloteaba por su cabeza cayó, dejando en supremacía sólo dos palabras: Déjalo ir.

Déjalo ir. Déjalo ir. Déjalo ir…

No recordaba cuánto tiempo más había permanecido allí. Podían ser unos minutos o una hora, pero él ya no estaba.

Una semana después. Él ya no estaba. Y Alex se había convertido en un jodido autómata, negándose a sentirse culpable por algo de lo que no era sino mitad responsable, enfadado consigo mismo, con Javi, con el mundo.

Era un condenado zombie, con los sentidos tan desconectados de su cerebro que allí mismo, mientras Fran le pasaba la mano sobre los hombros y le relamía la oreja por enésima vez para que se largara, le pareció verlo ahí plantado entre el gentío, como un roble lleno de vida en un bosque seco.

Y asombrosamente, sólo tardó medio minuto en percatarse de que no estaba imaginándoselo.

♠♠♠♠

Cuando el noventa y nueve coma nueve por ciento de su cerebro le había intentado disuadir de ir allí, debía haber hecho caso. Por algo era. Sin embargo, cuando había salido esa noche de sábado a despejarse —u olvidar, si quería ser poético—, vagamente se había dado cuenta de hacia donde se dirigían sus pasos y se había confiado a ese cero coma uno por ciento que, se percató, manejaba su corazón.

Ante sí tenía la ilustración a todo dolor, en tres dimensiones y en movimiento de las razones por las que en su cabeza saltaban las alarmas cada vez que había considerado la opción de ir a buscar a Alex allí. Se había quedado plantado como un pasmarote cuando había localizado a su compañero de piso fumando y con aquel tipo —de nuevo— abrazado a él y comiéndole la oreja sin ningún disimulo. Aunque, a decir verdad,  en aquel lugar nadie hacía nada con disimulo. Era como lo que aconsejaba aquella machacada frasecita: la gente bailaba como si no les viera nadie y amaba, aunque fuera sólo en el sentido superficial o físico, como si nunca les hubiesen hecho daño.

Sólo que a él sí se lo habían hecho.

Sólo que aceptar el argumento, era aceptar que…

Unos ojos de color verde claro y de turbia mirada se clavaron en los suyos. Y así permanecieron unos segundos, suspendidos en la nada, porque a Alex parecía darle igual y él… Él era incapaz de moverse ni un palmo hasta que aquellos ojos no le soltaran.

Un tercer par de ojos de unieron a la fiesta y el momento se rompió. Javi frunció el ceño cuando Fran desvió su mirada también hasta él y aquello pareció detonar el movimiento. Fran sonrió, Alex se puso en pie y él… Ni de coña pensaba quedarse a ver de nuevo el espectáculo con el que todo  aquel lío había empezado. Con el que su sosegada y tranquila vida anterior se había esfumado. Se giró en redondo, dispuesto a volver a su madriguera y no salir de allí hasta que aprendiera a obedecer a su cerebro. Llevaba días echando de menos a Alex, cada uno de los que habían estado separados. Quería hablar con él, se había convertido en su necesidad más acuciante, parecía incluso que superaba a la de dormir, a la vista de los hechos. Estando solo en casa había tenido mucho tiempo para pensar y, por mucho que quisiera evitarlo, sus pensamientos siempre acababan en el mismo punto: Alex. No había habido margen para una charla serena entre ellos la última vez que se habían visto. Estaba claro que su relación había dado un vuelco de ciento ochenta grados y donde antes había camaradería y compañerismo, ahora lo ocupaban todo las emociones. El comportamiento de ambos se había vuelvo completamente visceral en cuanto al otro y si querían aclarar las cosas, si quería que Alex le explicara de qué iba con Fran, tenía que dejarle hablar con tranquilidad. Por mucho que le escociera. Él mismo no había podido disculparse aún por la forma en que había actuado cuando sus padres habían llegado por sorpresa a casa.

Aquellas conclusiones habían estado claras y brillantes en su mente durante los solitarios días de meditación. Sin embargo, ahora que intentaba abrirse paso entre el enardecido gentío para salir de aquel lugar, empezaba a arrepentirse de la decisión. Apretó los dientes con fuerza. Maldito Alex, sólo quería que volviera a casa, con él, como antes.

Una mano se cerró con fuerza en su muñeca y él, sabiendo perfectamente quién era, la sacudió para deshacerse del cepo y seguir andando. Sin embargo, la mano volvió a cogerle con mayor ímpetu, y tiró de él, dándole la vuelta.

Alex tenía el entrecejo fruncido y parloteaba en voz alta, pero aun así, Javi no podía oírle con aquel estruendo. Su interlocutor pareció percatarse, porque empezó a gesticular y a señalar el lugar donde lo había encontrado. Al principio no comprendió, pero sólo tardó un segundo.

A través de la penumbra, Javi vio lo que Alex quería mostrarle. No estoy con él. Y, a no ser que estuvieran montándose un trío, cuya opción ya era demasiado retorcida para la ordenada cabecita de Javi, era cierto: Fran estaba parcialmente oculto por otro tipo, que estaba prácticamente encima de él, y ambos se besaban como si no existiera el mañana. Miró extrañado a Alex, preguntándose qué diantres entonces hacía él allí al lado, pero desechó el pensamiento. La verdad pura y dura era que no entendía nada, no comprendía aquel mundo ni encajaba en él, y se cuestionó por enésima vez por qué había ido a parar a aquel sitio. Sin palabras, volvió a girarse y continuó su camino hacia la salida con paso más relajado. Allí, de todas formas, no podrían hablar.

Alex maldijo en todos y cada uno de los idiomas que conocía, desvió la mirada un segundo, sopesando las opciones rápidamente, pero al instante estaba siguiendo a aquel cabezota hacia fuera. No sabía qué le sorprendía más, si el hecho de que su compañero de piso que había sido habitualmente homófobo se hubiera atrevido a adentrarse en aquella zona, o que hubiese ido a buscarle después de que sus últimas palabras literales hubieran incluido un “déjame en paz”. Probablemente, la mezcla de ambas cosas hacía que el desconcierto creciera de forma exponencial. Súmale el alcohol y el humo que había estado fumando, a Alex le costaba pensar.

No era sólo eso.

Estaba harto de que Javi jugara con él como si fuera un muñeco o, mejor, un campo de pruebas. Ensayo y error. Ahora quiero probar una buena polla dura, ahora no soporto pensar que acabo de hacer lo que acabo de hacer. Vienes a buscarme y me disparas esa mirada inconsciente que me habla de todo lo que quieres hacerme, y cuando estamos pegados, piel  con piel, me pides cosas que ni siquiera comprendes aún. Pero luego me dices que te deje en paz.

— ¡Javi! ¡¡Javi!! —Empezó a llamarlo en el hall de la discoteca, donde el volumen de la música había bajado considerablemente y sabía que le oía perfectamente. Aunque el maldito idiota seguía andando a buen paso.  — ¡JAVI!

Javi continuó caminando, a pesar de que escuchaba a Alex llamarle a grito pelado. Se sentía incómodo e inseguro allí, no sabía qué era lo que iba a pasar, lo que iban a decirse. Lo que iban a hacerse. Buscaba un lugar con algo más de intimidad, pero incluso la calle estaba atestada de gente. Se alejó de la puerta, agobiado, y rodeó la esquina de aquella gigantesca discoteca, parándose entonces. Allí sólo había un par de parejas dándose el lote, lo suficientemente inmersos en su mundo como para ignorarlos a ellos.

Alex paró en seco cuando volvió la esquina y lo vio allí parado. Su pecho bajaba y subía un poco más alterado de lo normal. Era hipnótico. Javi prendió allí la mirada, sin saber bien qué tenía que decir ahora. Su propia respiración era errática, estaba nervioso como el demonio. Y notaba la mirada de Alex quemándole.

—¿Qué haces aquí, Javi? —Su voz no surgió tan firme como para esconder que Alex no iba algo colocado. Aunque aplaudió el esfuerzo.

Miró el cigarro liado que aún colgaba de su mano izquierda. —Qué mierda haces con eso…

—No creo que te incumba —cortó Alex.

—Quiero que vuelvas a casa. —Javi fue contundente en el tono, escondiendo también su inquietud. Su estado de humor era bastante peligroso, Alex lo había obligado a adentrarse en aquella zona para buscarlo, y él no estaba preparado para dejarse ver por allí todavía.

—¿Para qué? ¿Para correrte unas cuantas veces conmigo y luego esfumarte a esconderte en el fondo del armario? No, gracias —escupió Alex, envalentonado por el alcohol.

—Eres un gilipollas, Alex. Deja de decir tonterías o…

—¿O qué? —le cortó. —¿Vas a meterte otra vez en mi ducha, girarme contra la pared y follarme sin dar la cara?

Javi enmudeció. La humedad acudió rápidamente a sus ojos.

—Joder, Alex… —musitó con voz rota, antes de darle la espalda y empezar a caminar, alejándose de él.

Mierda. Mierda, mierda, mierda. ¡Joder!

Alex se quedó parado un segundo, el tiempo suficiente para insultarse mentalmente en doce idiomas y darse cuenta de que Javi se había largado llorando y que él mismo tenía una sospechosa humedad en sus ojos. Tiró el cigarro de mala gana y apuró el paso para encontrarlo.

No era justo que pagara su propia inseguridad con él de esa forma. Cada uno tenía su propia jodida espiral de destrozo neuronal.

Lo encontró sentado en un portal, una manzana más allá. La calle estaba prácticamente desierta, era bien entrada la madrugada. Se sentó en silencio a su lado. Javi sorbió y se pasó una mano por los ojos para secarse las lágrimas, sin mirarle. Alex tragó, acongojado.

—Estoy colgado por ti —reconoció, sin levantar la vista. — No lo digo para presionarte, es que… no puedo hacer esto. Estar ahí para el sexo, para que vayas descubriendo todo esto y luego… a lo mejor…, decidas que quieres volver a lo de antes o que prefieres estar con alguien más.

Javi permaneció en silencio unos segundos. Ahí estaba lo que había sospechado, lo que le asustaba. No sabía por qué. Quizá porque era un paso más, un paso más allá, alejándose de todo lo que conocía. De la seguridad.

Pero no pensaba perder a Alex.

—Yo también estoy colgado por ti —reconoció en un susurro, mirando al suelo. Como Alex no dijo nada, siguió—: Vuelve a casa conmigo, por favor. Si no quieres… —carraspeó—, si no quieres, no tendremos más sexo. Sólo quiero estar contigo. Por favor. Vuelve.

Ahora sí alzó la cara para mirar a su amigo, porque aquel seguía callado. Alex también le miraba, con un brillo especial en los ojos y dos lágrimas surcando sus mejillas.

—¿Estás colgado por mí?

Javi asintió. Alex resopló y se limpió las lágrimas.

—Pensaba que esto era… que estabas experimentando. Que podías confundir un encaprichamiento transitorio con algo más. Dios, me he comido muchísimo la cabeza con eso. Con todo lo que pasó el otro día y…

—¿Un encaprichamiento transitorio? —interrumpió la diatriba.

—Sí. Por ser tu primero. Que luego te dieras cuenta de la cantidad de tíos que hay ahí…

—Alex —le cortó—, nunca me ha gustado ningún otro tío. Ni siquiera me han llamado la atención. Sólo… sólo hago esto contigo. Sólo quiero hacerlo contigo.

Ufff…

Alex lo cogió por la nuca y le besó en la boca. Era la primera vez que hacían algo así en la calle con posible público, pero Javi ni siquiera se percató del asunto. Simplemente, se dejó llevar. Y como hacía una semana que no se veían ni se tocaban, se besaron con ansia, abrazándose, recorriéndose con las manos por encima de la ropa, el corazón bombeando con fuerza porque habían hallado un resquicio, una forma de encontrarse de nuevo.

—Vamos a casa —musitó Alex contra su boca.

Javi asintió. Se levantaron y comenzaron a caminar, tranquilos, uno junto al otro. Sus manos se rozaron un par de veces y Alex dudó, pero, al final, cogió la de Javi. Éste le miró y luego le sonrió con lentitud.

Pasearon hasta casa como cualquier pareja.

Anuncios

4 comments

  1. Aggrgrgrgrrr, pero¿¿¿ por qué lo has dejado así?????? Dios, menudo final!!!! En fin, está genial como siempre 😉 Me ha encantado y…por favor, por favor, por favor, ¡¡¡haz un epílogo!!!! En serio, ¡¡¡por favor!!! Aparte de eso genial y me ha encantado que por fin, encontrasen juntos el camino. 🙂

Un penique por tus pensamientos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s